El Método Feldenkrais®

El Método Feldenkrais es un sistema educativo que utiliza el movimiento para enseñar conciencia de sí mismo y mejorar la función.

El Método Feldenkrais fue desarrollado por el Dr... Moshe Feldenkrais (1904-1984). El Biografía del Dr.. Feldenkrais muestra varios campos de estudio y consejos a las fuentes de la genialidad del método desarrolló.

Dr. Moshe Feldenkrais escribió extensamente. Aquí hay algunos extractos de sus obras que estimularán tu pensamiento, y servir como una introducción a la Método Feldenkrais.

Ha adoptado el IFF Estándares de práctica, que dan una descripción de las aplicaciones del método.

Ejemplos de Dr. Enseñanza de Feldenkrais puede verse o escuchado en nuestro Archivo en línea.

Materiales para su compra están disponibles aquí:

Para todo el mundo

Para profesionales y aprendices

Extractos de obras de Moshe Feldenkrais

  • Introducción
  • Integración funcional
  • Autoconciencia por el movimiento

Introducción

Técnicas para clases individuales (Integración funcional)

Técnicas grupales (Autoconciencia por el movimiento)

Extraits des travaux de Moshe Feldenkrais

  • Introducción
  • Intégration fonctionnelle
  • Prise de conscience par le mouvement

Introducción

Techniques pour l’enseignement individuel (Intégration fonctionnelle)

Techniques pour l’enseignement de groupe (Conciencia de prise par le Mouvement)

Brani tratti dalle opere di Moshe Feldenkrais

  • Introduzione
  • Integrazione funcional
  • Consapevolezza Attraverso Movimento

Introduzione

Tecniche per l’insegnamento individuale (Integrazione funcional)

Tecniche di gruppo (Consapevolezza Attraverso il Movimento)

קטעים מעבודתו של משה פלדנקרייז
Moshe en San Francisco 3

Fragmentos del trabajo de Moshe Feldenkrais

Moshe in San Francisco 3

  • Introducción
  • Integración Funcional
  • Autoconciencia a Través del Movimiento

Introducción

De Moshé Feldenkrais, “Cuerpo y Mente”, 1980:

La manera en que la mente y el cuerpo están unidos ha preocupado a los seres humanos a través de los siglos. “Mente sana en un cuerpo sano”, y dichos similares muestran una concepción de un tipo de unidad.

[…]

Yo creo que la unidad de mente y cuerpo es una realidad objetiva. Estas no sólo son partes que de alguna manera están relacionadas entre sí­, sino que son una integridad inseparable durante su funcionamiento. Un cerebro sin un cuerpo no podrí­a pensar; al menos, la continuidad de las funciones mentales está asegurada por las funciones motoras correspondientes.

[…]

Hay en mi mente una pequeña duda y es si las funciones motoras y quizás los músculos en sí­ mismos son parte integrante de nuestras funciones más elevadas. Esto no sólo es verdad para ésas altas funciones como cantar, pintar y amar, las cuales son imposibles sin actividad muscular, sino también para pensar, memorizar, recordar y sentir.

La ventaja de abordar el concepto de la unidad de vida mental y muscular a través del cuerpo se apoya en el hecho de que la expresión del músculo es más simple porque es concreta y más fácil para localizar. También es incomparablemente más fácil hacer a una persona consciente de lo que está pasando en el cuerpo, por consiguiente el enfoque corporal trae resultados más rápidos y más directos. Actuando sobre las partes significativas del cuerpo, como los ojos, el cuello, la respiración, o la pelvis, es fácil provocar notables cambios de disposición en el momento.

[…]

Una persona está constituí­da por tres entidades: el sistema nervioso, que es el núcleo; el cuerpo-esqueleto, ví­sceras y músculos; y el entorno, que es el espacio, la gravedad, y la sociedad. Estos tres aspectos, cada uno con su soporte material y su actividad, dan juntos una perspectiva general de la existencia humana.

[…]

La acción adquirida individualmente (acción ontogénica) pertenece a los sentidos. Tal acción puede ser alterada o aprendida en la medida que uno puede hacerse conciente de las actuales diferencias, tales como la extensión del esfuerzo, su coordinación en el tiempo, la sensación corporal, la configuración espacial de los segmentos del cuerpo, al estar parado, al respirar, al verbalizar, etc.

El tipo del aprendizaje autoconciente es completo cuando el nuevo modo de acción se hace automático o incluso inconciente, como lo son todos los hábitos. La ventaja del hábito adquirido a través de la autoconciencia, es que cuando éste muestra algo inadecuado o desajustado al confrontarse con la realidad, éste provoca fácilmente una nueva autoconciencia y entonces nos ayuda a hacer un cambio sin esfuerzo [N T.: el autor usa la palabra “fresh”, que alude a un cambio nuevo] y más eficiente.

Mi más profunda creencia es que, así­ como la anatomí­a nos ha ayudado a obtener un conocimiento í­ntimo del trabajo del cuerpo, y la neuroanatomí­a un entendimiento de algunas actividades de la psiquis, entonces, el entendimiento de los aspectos somáticos de la conciencia nos posibilitará conocernos a nosotros mismos más í­ntimamente.

ir al principio

Técnicas para la enseñanza individual (Integración Funcional)

De Moshe Feldenkrais, “El Método Feldenkrais”, ND:

La técnica manipulativa es necesariamente individual y está diseñada para adaptarse a las necesidades particulares de la persona.

De Moshe Feldenkrais, “Cuerpo y Mente”, 1980:

Yo comienzo con la persona acostada sobre su espalda. Esta posición es para reducir la mayorí­a de la influencia de la gravedad en el cuerpo, liberando al sistema nervioso. La reacción del sistema nervioso a la fuerza de gravedad es un hábito, y bajo estas circunstancias, no hay manera de lograr que los músculos respondan diferentemente al mismo estí­mulo, lo cual es el principal objetivo para la reeducación del cuerpo.

[…]

En el curso correspondiente yo enseño a las personas usando (más de ) treinta posiciones corporales diferentes, pasando a sentarse, pararse, caminar y balancearse sobre […] rodillos.

De Moshe Feldenkrais, “La dificultad de ver lo Obvio” (Paidos,1991):

La Integración Funcional es esencialmente no verbal. Es efectiva porque la persona lesionada(…) ha perdido la habilidad de ayudarse a sí­ mismo. Su autoconfianza está tan comprometida que la mayorí­a de tratamientos producen mejoras superficiales, en el mejor de los casos. (En la Integración Funcional) … están afectadas las sensaciones kinestésicas más profundas formadas en la primera infancia. La persona se retrae de lo que sucede en el mundo exterior y está completamente absorta atendiendo a los cambios que le ocurren internamente. La suavidad en el movimiento del ojo, la rotación de la cabeza, los cambios de presión en las plantas de los pies, la reducción de la tensión intercostal, la ejecución de los patrones de los músculos antigravitacionales para lograr una sensación clara del eje vertical al estar parados, no puede ocurrir sin un cambio completo del funcionamiento neural intencional o de la corteza motora y sensora.

El tono muscular se hace más uniforme y baja. Prevalece una sensación de bienestar. La respiración se hace más regular; las mejillas más coloreadas. Los ojos más brillantes y abiertos, húmedos y vivaces. Finalmente, uno se frota sus propios ojos como despertándose de un descansado sueño.

ir al principio

Técnicas Grupales (Autoconciencia a Través del Movimiento)

De Moshe Feldenkrais, “El Metodo Feldenkrais”, ND:

La técnica grupal (Autoconciencia a Través del Movimiento) fue creada para producir el efecto de la enseñanza manipulativa a un mayor número de personas. (La palabra enseñanza indica que los cambios en la autoimagen son producidos por los alumnos, a través de hacerse concientes de sus cambios en la imagen corporal).

De Moshe Feldenkrais, “Cuerpo y Mente”, 1980:

Por ejemplo, un grupo particular en el que he enseñado consistí­a en hombres y mujeres que sufrí­an de ciática, hernias de disco, hombros congelados y dolencias similares. Otros grupos pueden estar compuestos por docentes, actores, cantantes, bailarines, etc.

Yo comienzo pidiendo a la gente que se acueste sobre sus espaldas (siguiendo el mismo principio de reducir la gravedad) y aprendan a observarse a sí­ mismos. Es decir, ellos examinan atentamente el contacto de sus cuerpos con el piso y gradualmente aprenden a detectar diferencias considerables – puntos donde el contacto es leve o inexistente y otros donde es completo y distinto. Este entrenamiento desarrolla la autoconciencia de la ubicación de los músculos que producen un contacto débil debido a una tensión permanente y excesiva, sosteniendo partes del cuerpo distantes del suelo. Puede lograrse alguna mejora en la reducción de la tensión sólo a través de la conciencia muscular, pero ésta mejorí­a no puede ser trasladada a la vida normal a menos que las personas aumenten la autoconciencia de su esqueleto y su orientación.

[…]

Yo generalmente dejo en claro que el punto de mi trabajo es conducir hacia la autoconciencia en la acción, o hacia la habilidad de tomar contacto con el propio esqueleto y músculos y con el entorno prácticamente de manera simultánea. Esto no es “relajación”, ya que una verdadera relajación solo puede ser mantenida al no hacer nada. El objetivo no es una relajación completa pero sí­ el ejercicio saludable, poderoso, fácil y placentero. La reducción de la tensión es necesaria porque el movimiento eficaz debe ser sin esfuerzo. La ineficiencia es sentida como esfuerzo y se evita haciendo más y mejor.

La reducción gradual de esfuerzo inútil es necesaria para aumentar la sensibilidad kinestésica, sin la cual una persona no puede autorregularse.

[…]

Otra caracterí­stica importante del trabajo en grupo es la situación continuada de novedad que se mantiene a lo largo del curso. Una vez que la novedad se desvanece, la autoconciencia es reemplazada por el aburrimiento y no se produce ningún aprendizaje. Si una configuración necesita repetición, yo la enseño con diez o incluso cien variantes hasta que la dominan.

Todos los ejercicios están organizados para producir un cambio claro en la sensación al final de cada lección y generalmente un efecto más o menos prolongado. Esto permite a los alumnos encontrar conexiones entre las distintas partes del cuerpo, como por ejemplo entre la escápula izquierda y la articulación coxofemoral derecha, o entre el músculo del ojo y los dedos del pie.

Para lograr a facilidad mental necesaria para la reducción de esfuerzo innecesario, el grupo es repetidamente estimulado a aprender a hacer un poco menos bien de lo posible cuando intentan con dificultad ser menos rápidos, menos vigorosos, menos graciosos, etc. A ellos se les pide frecuentemente que hagan el máximo y luego, deliberadamente se les pide que hagan un poco menos. Esto es más importante de lo que aparenta serlo. Por permitir sentir progreso sin tensión, los alumnos tienen la sensación de ser capaces de hacer mejor, lo que induce a un mayor progreso. Logros que de otra manera hubieran necesitado numerosas horas de trabajo pueden ser obtenidos en veinte minutos con esta actitud de mente y cuerpo.

Debe hacerse una mención especial de unos movimientos muy pequeños y apenas perceptibles que yo uso extensivamente. Ellos reducen la contracción involuntaria en los músculos de manera sorprendente; en unos pocos minutos de trabajo en una pierna o un brazo, por ejemplo, éste se puede sentir más largo o más liviano que el otro.

[…]

Pero sea cual fuera el ejercicio o el principio usado, la lección está hecha de tal manera que sin concentración, sin intentar sentir las diferencias, sin una real atención, los alumnos no pueden pasar al próximo nivel. La repetición, la mera repetición mecánica sin atención, está desalentada, imposible de hacer en la práctica. Muchos ejercicios consisten en prestar atención a los medios para lograr el objetivo y no al objetivo en sí­ mismo, lo cual es una ví­a importante para reducir la tensión. Todos estos ejercicios apuntan a obtener una coordinación mental y fí­sica y en particular una postura buena y erguida y una acción correcta.

[…]

Finalmente, el autoconocimiento a través de la conciencia es el objetivo de la reeducación. Cuando nosotros nos hacemos concientes de lo que de hecho estamos haciendo, y no de lo que decimos o pensamos que hacemos, la manera de mejorar está más extensamente abierta para nosotros.

ir al principio